Los negroides - Fernando González

Los negroides - Fernando González  editado por la UPB  ISBN 978b 9589127780 

Acerrca de Los negroides

Nuevo y vario, Fernando González es, sin embargo, en cada una de sus obras, igual a sí mismo. Pensamiento suyo, original, libre prosa, estilo de estallidos refulgentes, el pensador en cada uno de sus libros, se supera, no en ansia vana de superarse, sino en la objetivación gráfica de sus pensamientos nuevos. Los Negroides —Ensayo sobre la Gran Colombia—, aparecido ayer en las prensas de la Editorial Atlántida, es un originalísimo estudio, contribución más bien al examen que el futuro sociólogo pueda hacer de estas democracias, especialmente de las naciones que constituyeron y debieran constituir la Gran Colombia. Fernando González concreta la topografía del terreno, con sus vertientes, quebradas, hendiduras, montañas enfáticas, en un tipo y trasmuta el alma del paisaje en determinado ejemplar. De allí la veracidad de sus observaciones, la profundidad de ellas. A veces desquebraja el grupo racial antioqueño, para rehacerlo fuerte, vigoroso, apasionado de la realidad y del dinamismo conforme él lo deseara. Examina los planos y los perfiles de las almas, pero examina también su profundidad. Cuando en ellas no encuentra nada, con un nombre propio que pronuncia, desecha desde luego el ejemplar de examen que tiene tendido en su mesa anatómica. Frente al Ministerio de Instrucción, frente al Ministerio de Educación, pide el Ministerio de la Cultura, y en esta síntesis poderosa abarca mayor pensamiento, conjuga más heterogéneos y a la vez armónicos principios, para quien entienda la palabra cultura, que es un tratado de educación. Y así como esta síntesis es su último libro, que ayer devoramos y volveremos a meditar. El aporte sobre el problema de la vanidad, es de un gran caudal sociológico y psíquico para juzgar esta raza y a Sur América. Somos fatuos y somos tímidos, según el caso, por vanidad. La vanidad es enemiga de la iniciativa, del pensamiento, de la creación, de la acción. La manifestación vital, individual, original, verdadera del hombre, viene a ser la auto expresión. La poseyeron Bolívar, Gómez y algún otro como dice Fernando. Cada página es una trepidación, cada capítulo una sacudida espiritual y sin embargo su conjunto es armonía: el ansia de la cultura. “Pensar, decir, hacer: la vida humana plena”, que dijo otro filósofo.

Fuente: El Heraldo de Antioquia, mayo 28 de 1936.

 

Los negroides - Fernando González
$18.000
Sin stock
Los negroides - Fernando González $18.000

Los negroides - Fernando González  editado por la UPB  ISBN 978b 9589127780 

Acerrca de Los negroides

Nuevo y vario, Fernando González es, sin embargo, en cada una de sus obras, igual a sí mismo. Pensamiento suyo, original, libre prosa, estilo de estallidos refulgentes, el pensador en cada uno de sus libros, se supera, no en ansia vana de superarse, sino en la objetivación gráfica de sus pensamientos nuevos. Los Negroides —Ensayo sobre la Gran Colombia—, aparecido ayer en las prensas de la Editorial Atlántida, es un originalísimo estudio, contribución más bien al examen que el futuro sociólogo pueda hacer de estas democracias, especialmente de las naciones que constituyeron y debieran constituir la Gran Colombia. Fernando González concreta la topografía del terreno, con sus vertientes, quebradas, hendiduras, montañas enfáticas, en un tipo y trasmuta el alma del paisaje en determinado ejemplar. De allí la veracidad de sus observaciones, la profundidad de ellas. A veces desquebraja el grupo racial antioqueño, para rehacerlo fuerte, vigoroso, apasionado de la realidad y del dinamismo conforme él lo deseara. Examina los planos y los perfiles de las almas, pero examina también su profundidad. Cuando en ellas no encuentra nada, con un nombre propio que pronuncia, desecha desde luego el ejemplar de examen que tiene tendido en su mesa anatómica. Frente al Ministerio de Instrucción, frente al Ministerio de Educación, pide el Ministerio de la Cultura, y en esta síntesis poderosa abarca mayor pensamiento, conjuga más heterogéneos y a la vez armónicos principios, para quien entienda la palabra cultura, que es un tratado de educación. Y así como esta síntesis es su último libro, que ayer devoramos y volveremos a meditar. El aporte sobre el problema de la vanidad, es de un gran caudal sociológico y psíquico para juzgar esta raza y a Sur América. Somos fatuos y somos tímidos, según el caso, por vanidad. La vanidad es enemiga de la iniciativa, del pensamiento, de la creación, de la acción. La manifestación vital, individual, original, verdadera del hombre, viene a ser la auto expresión. La poseyeron Bolívar, Gómez y algún otro como dice Fernando. Cada página es una trepidación, cada capítulo una sacudida espiritual y sin embargo su conjunto es armonía: el ansia de la cultura. “Pensar, decir, hacer: la vida humana plena”, que dijo otro filósofo.

Fuente: El Heraldo de Antioquia, mayo 28 de 1936.